Page 6 - C:\Users\Prueba\Documents\Flip PDF Professional\Eugenio Toussaint 43 Composiciones de Jazz, Vol. 2\
P. 6

El pianista









           A los once años Eugenio Toussaint ya transformaba sus sentimientos   En Estados Unidos su carrera estaba asegurada. Amante de los
           en música. Lo conocí en el Centro de Teatro Infantil, donde montamos   desafíos, regresó a México para acercarse tanto a la música nueva
           El  traje del emperador bajo la dirección de María del Carmen   de Mario Lavista como a la recreación de sonidos prehispánicos de
           Farías. Sus hermanos menores actuaban en la obra (Fernando de   Antonio Zepeda.
           Paje, Enrique de Primer Ministro, Cecilia de Dama de la Corte) y él
           se hacía cargo de la música. En esa puesta, yo trastabillaba como   Tino Contreras y Chilo Morán, pioneros de un oficio intrépido, el
           Segundo Ministro. Nacido en 1954, Eugenio era dos años mayor   jazz vernáculo, mostraron que México no es ajeno a la anacrusa.
           que yo. Desde entonces no parecía amateur. Fue el primer artista que   Sin embargo, para sobrevivir, los jazzistas nacionales han necesitado
           conocí: concentrado, más cerca de su propio mundo que de quienes   de milagros, sitios evanescentes como Musicafé Dos, e incombustibles
           estábamos ahí por accidente.                         profetas de la heterodoxia como Alain Derbez. Para no emular a
                                                                los genios que se vieron obligados a vender su trompeta, Eugenio
           En mi calidad de primogénito, alimentaba la secreta fantasía de tener   compuso jingles con un éxito que lo hubiera convertido en zar de
           un hermano mayor. La ascendencia que Eugenio ejercía sobre sus   la publicidad de haberse concentrado en esa tarea alimentaria a la
           talentosos hermanos se extendía a los demás. Desde un principio y para   que agregó creativa dignidad. Su sonido también saltó a la televisión
           siempre nos reveló el misterio de la admiración, la rara certeza de que   en Suave es la noche, donde tocó el piano y condujo una animada
           valorarlo nos haría mejores. Un modelo a seguir, el hermano que me   tertulia cultural con Nicolás Alvarado.
           hacía falta. Acaso desde entonces le conferimos una responsabilidad
           desmesurada y agobiante, la de lograr siempre la excepción.  Conocedor de pintura, vinos y cómics, intervenía con rigor en los
                                                                asuntos que lo apasionaban y oía a los demás con una sonrisa
           Virtuoso del piano, Eugenio se decantó por el jazz fusión. A los veintiún   plácida. El leve movimiento de su cabeza sugería que, mientras
           años fustigaba las teclas como acompañante del contrabajista Roberto   tanto, también escuchaba una melodía interior.
           Aymes en el grupo Blue Note. En 1976 fundó Sacbé, con sus hermanos
           Enrique y Fernando en el bajo y en la batería, y Alejandro Campos en el   En 1993 estrenó en Bélgica su épico poema sinfónico  Popol-
           saxofón. El nombre del conjunto aludía al “camino blanco” de los mayas   Vuh. Había logrado el  cross-over  más arduo: un artista pop que
           que vinculaba las ciudades santas. Al elegirlo, el grupo indicaba que su   conquistaba las selectas cavidades de la música “culta”.
           itinerario sería vernáculo y cosmopolita, un jazz con sello propio.
                                                                No siempre los seguidores del Eugenio jazzista pudieron acompañarlo
           Para quienes hacíamos el programa El lado oscuro de la luna, que   en su aventura hacia la música contemporánea. ¿Por qué alguien
           se transmitió de 1977 a 1981 en Radio Educación, Eugenio era un   que cuenta con el favor del público y se expresa con plenitud en
           oráculo obligado, sobre todo en temas de jazz eléctrico. Evangelista   su instrumento asume el incierto desafío de buscar algo distinto? La
           de la disquera alemana ECM, que renovó el repertorio musical bajo   trayectoria de Toussaint obliga a revisar las categorías de lo “culto”
           el lema “El sonido más hermoso después del silencio”, el pianista   y lo “popular”. Numerosos artistas han enfrentado la disyuntiva
           de Sacbé nos descubrió a selectos expedicionarios musicales: el   de  optar  por el  “prestigio” o  el  “éxito”, que  no siempre  pueden
           guitarrista Pat Metheny, el bajista Jaco Pastorius, el vibrafonista   combinarse. En demasiadas ocasiones, es necesario optar entre
           Gary Burton.                                         peras o manzanas. Eugenio Toussaint se midió: escogió las peras
                                                                y las manzanas.
           Su aprendizaje internacional se perfeccionó tocando con Herb
           Alpert y Paul Anka, de quien llegó a ser director musical. Como   En Después de la música, el musicólogo argentino Diego Fischerman
           su mentor Michel Colombier —padrino del jazz fusión francés—,   señala que “las reglas de la historia y del placer son distintas y lo
           entendió que dominar un instrumento permite dominarlos todos.   que hace que una obra artística sea interesante para un receptor es
           Hizo complejos arreglos de melodías que hubieran sido triviales   diferente, a veces, de lo que le da significación histórica”. En otras
           sin su ayuda y, poco a poco, transitó hacia la música sinfónica y   palabras: el gusto de una época no siempre aprecia las propuestas
           las composiciones de música contemporánea.           estéticas que la definirán.








       4       Eugenio Toussaint  •  43 composiciones de jazz
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11